¿Qué puedo hacer por mi empresa para sobrellevar la crisis?. Deja que te ayude. (CAPITULO 1)

Si has decidido leer este post es porque probablemente eres empresario o emprendedor. Lleves muchos años en tu negocio o pocos, todos nos encontramos en la misma situación. Nuestra actividad se ha visto muy afectada por  la crisis del Covid-19.

 Para algunos ha representado una oportunidad para crecer (empresas de desinfección, laboratorios, fabricantes de metraquilato para mamparas, fabricantes de guantes y mascarillas, fabricantes de productos de limpieza, etc). Pero para la mayoría ha supuesto un frenazo en seco a nuestra actividad.

Y todos nos preguntamos: ¿Cómo saldrá de esta mi empresa?. Y miras a los demás y te preguntas: ¿Cómo saldrán de esta los demás?. ¿Qué están haciendo los otros?. ¿Hay algo qué esté haciendo mi competencia o las empresas de mi sector que pueda valerme a mí también?.

Pues tengo que decirte que  SI.

SI, hay cosas que algunos ya están haciendo y les va a servir para resistir y no ser de los que caigan por el camino hasta que las cosas vuelvan, más o menos, a su cauce.

¿Qué puedo hacer por mi empresa?

No se trata de una acción concreta, sino de un conjunto de buenas prácticas y herramientas que debes de implementar en tu empresa, para que progresivamente vaya adquiriendo una gestión más controlada y eficiente, y te permita tener claro cuales son las decisiones que tienes que tomar. Te ayudarán a seguir creciendo y consolidar tu negocio.

Para hacerlo bien hay que establecer prioridades a la hora de implementar estas buenas prácticas y herramientas, siguiendo una estrategia y una planificación, en función de los objetivos a alcanzar.

También tengo que comentarte que hay herramientas que es conveniente implementarlas ya, porque son necesarias a corto plazo, y otras son aconsejables para un medio y largo plazo.

Como me gustaría explicaros las propuestas con más detalle y el post se haría demasiado largo, os propongo que hagáis un seguimiento a las publicaciones que vayamos desarrollando.

Para empezar, os damos la primera pista.

Nuestro primer consejo: LIQUIDEZ

Para sobrellevar esta crisis se necesita tesorería. Los ingresos, salvo en aquellas actividades que se han visto beneficiadas, se han reducido drásticamente en la mayoría de empresas, mientras que los gastos fijos siguen manteniéndose. El confinamiento ha provocado que la actividad empresarial se paralice y, con ello, la actividad laboral y el dinero en circulación.

En el siguiente post entraremos más en detalle en este tema, la LIQUIDEZ.

Para terminar este primer capítulo, os transcribo una historia que explica la importancia que tiene en la economía que el dinero se mueva.

“Estamos en el mes de agosto en una pequeña ciudad de la costa, en plena temporada, cuando inesperadamente cae una lluvia torrencial por lo que hace varios días la ciudad parece desierta.

Hace tiempo que la crisis viene azotando este lugar, todos los habitantes tienen deudas y viven a base de créditos.

Por fortuna, llega un ruso mafioso forrado de “plata” y entra en el único pequeño hotel del lugar. Pide una habitación. Pone un billete de 100 euros en la mesa de la recepcionista y se va a ver las habitaciones.

El jefe del hotel agarra el billete y sale corriendo a pagar sus deudas con el carnicero.

Éste toma el billete y corre a pagar su deuda con el criador de cerdos.

El criador de cerdos sale corriendo para pagar lo que le debe al molino, proveedor de alimentos para animales.

El dueño del molino toma el billete al vuelo y corre a liquidar su deuda con María, la prostituta a la que hace tiempo que no le paga. En tiempos de crisis, hasta ella ofrece servicios a crédito.

La prostituta con el billete en mano sale para el pequeño hotel donde había traído a sus clientes las últimas veces y que todavía no había pagado y le entrega el billete al dueño del hotel.

En este momento baja el ruso, que acaba de echar un vistazo a las habitaciones, dice que no le convence ninguna, toma el billete y se va.

Nadie ha ganado un euro, pero ahora toda la ciudad vive sin deudas pendientes y mira el futuro con confianza.

Conclusión: “Si el dinero circula se acaba la crisis”.